Comunicado COLMEVET "Pirotecnia: Las luces que apagan la tierra"

Como Colegio Médico Veterinario de Chile A. G, no podemos estar ajenos a una problemática global que año a año se hace patente al acercarse las festividades, especialmente durante la noche de año nuevo.

Los Fuegos artificiales se han convertido en una tradición en nuestro país y nuestro gremio ve con gran preocupación como durante los últimos años estos espectáculos se han incrementado de forma desmedida, sin considerar las externalidades negativas que estos producen, dentro de las cuales se encuentran daños a la salud pública, daños a los ecosistemas, daños directos sobre animales domésticos, aves silvestres, mamíferos terrestres y animales marinos.

Lamentablemente en muchas ocasiones los fuegos artificiales se lanzan desde el borde costero, pero no se ha considerado el impacto que estos poseen sobre las aves y otros animales que forman parte de nuestro entorno. Tal es el caso de la Región de Valparaíso, por citar un ejemplo, en donde la costa se ve invadida de pirotecnia desde la Provincia de San Antonio hasta la bahía de Quintero, zonas que son muy ricas en fauna silvestre, encontrándose centros de nidificación importantes como son los humedales de El Yali, que es una reserva de  importancia internacional especialmente como hábitat de aves acuáticas o el humedal de Concón que también es una zona de nidificación de aves marinas y que tiene una relevancia reconocida a nivel mundial.

Diversos estudios indican el daño que provocan los fuegos artificiales en los animales. Si bien las mascotas sufren debido a esto, ellos en su mayoría son contenidos por sus propietarios, quienes los ponen bajo resguardo en el interior de sus casas, y muchos de ellos son tratados con medicamentos para disminuir su estrés. Los animales silvestres no corren la misma suerte, sobre todo las aves, las cuales en cuanto se inician los fuegos, sufren de un gran estrés, miedo y ansiedad. Esto hace que muchas aves que actualmente se encuentran en periodo de anidación huyan en un vuelo ciego, durante la noche, abandonando sus nidos y adentrándose al océano o ingresando incluso a edificaciones, desde donde ya no pueden regresar de manera segura, dejando sus polluelos que dependen de los cuidados de sus padres, a merced del frio y los depredadores. Lamentablemente para estos últimos el destino más probable es la muerte, aunque sus progenitores tampoco presentan mejores expectativas ya que se ha observado que experimentan bajas de peso progresivas hasta semanas después de ocurrido el incidente y en muchos casos desorientación y finalmente muerte, desencadenándose un importante desequilibrio ecológico, no considerado por las autoridades a la hora de planificar estos espectáculos.

También se debe contemplar que la contaminación física por el humo, puede causar daño en el sistema respiratorio de las aves y otros animales, contaminación de las aguas y el entorno por las cenizas, papeles y químicos, haciendo que el daño perdure hasta varias semanas después, causando muertes silenciosas de fauna silvestre.

Creemos que se debe avanzar en valorar nuestro entorno y en educar a la población para que se tome consciencia de todo el daño que como humanos provocamos cada año con el solo afán de celebrar ya que detrás de estas festividades se oculta una catástrofe para cientos de miles de animales que comparten el mundo con nosotros.

Sabemos que por más dañinos que puedan ser, los fuegos artificiales son simplemente demasiado populares para ser eliminados para siempre. Sin embargo, creemos que se deben explorar nuevas formas de celebrar como los espectáculos de luces, del mismo modo deslumbrantes y visualmente atractivos para el turismo, resaltando el compromiso que las municipalidades tienen con el medio ambiente.

 

Colegio Médico Veterinario de Chile

Segunda reunión Conjunta de la Sociedad de Patología Clínica Animal y de la Sociedad de Patología Veterinaria
Agenda

Segunda reunión Conjunta de la Sociedad de Patología Clínica Animal y de la Sociedad de Patología Veterinaria

29 - 30 de junio y 1 de julio de 2019
Hotel Gran Pacífico, Urmeneta 719, Puerto Montt